Tortitas de avena

Recetas de tortitas con avena, paso a paso

Tortitas de avena con arandanos

Tortitas de avena con arandanos

Comienza tus mañanas con buen pie con estas ligeras y saludables tortitas de avena repletas de jugosos arándanos.
Sólo con comer una no tendrás suficiente, las querrás todas para ti.

La avena es un cereal muy sano y rico en fibra, en esta ocasión hemos utilizado una harina de trigo para todo uso, pero podíamos haber usado salvado de avena para unas tortitas más integrales todavía.

Combina todo esto con unos arándanos frescos y tendrás unas tortitas deliciosas.

Todos querrán levantarse para desayunar para comer estas tortitas regadas con un buen jarabe de arce.
Si no tienes arándanos frescos y quieres usar congelados no hay problema, sólo asegurarte de no descongelarlos antes, o manchará toda la masa.

Ingredientes para 4 personas:

  • 185 gramos de harina
  • 75 gramos de copos de avena
  • 2 cucharadas de azúcar
  • 1 y 1/4 cucharaditas de levadura en polvo
  • 1/4 cucharadita de bicarbonato de sodio
  • 1/4 cucharadita de sal
  • 200 gramos de yogur griego
  • 250 ml de leche
  • 4 cucharadas de mantequilla sin sal, derretida
  • 2 huevos grandes
  • 1 taza de arándanos frescos
  • Jarabe de arce, para servir

Preparación paso a paso de las tortitas de avena con arándanos:

En primer lugar, ponemos a calentar una plancha o una sartén antiadherente a máxima potencia.
A continuación, preparamos dos boles grandes.

En un bol grande mezclamos la harina, los copos de avena, el azúcar, la levadura en polvo, el bicarbonato de sodio y la sal. Revolvemos para que se integren por completo.

En el otro bol mezclamos el yogur, la leche, la mantequilla y los huevos y lo batimos todo hasta tener una mezcla homogénea. Vertemos los ingredientes líquidos en el de los secos y revolvemos todo con una espátula de goma hasta que se integren completamente.

A todo esto le añadimos los arándanos frescos y mezclamos todo suavemente para que se repartan por todos los sitios.
Sobre la plancha o la sartén, rociamos ligeramente un poco de aceite en aerosol.

Para crear nuestra tortita. Cogemos dos cucharadas de la mezcla que tenemos y la depositamos en la plancha caliente, dejando que se cocinen hasta que aparezcan burbujas en la parte superior y la parte de abajo esté dorada (serán aproximadamente 2 minutos).

Le damos la vuelta para que se cocine por el otro lado unos 2 minutos más y la retiramos.
Si no la vamos a degustar en el momento, podemos guardarla en el horno caliente para que conserve el calor.

A la hora de servir, vertemos sobre la tortita un chorrito de jarabe de arce.

¿Sabes que puedes congelar las tortitas para comerlas otro día? Luego sólo tendrás que calentarlas y listas para comer.